venezuela te amo

Volver a sentir el olor de tus calles despues de tanto tiempo, es verdaderamente una bendición.

Luego de un viaje de muchas horas, varios aviones, comidas empaquetadas servidas en bandejas, las declaraciones de “abrochese el cinturón” en distintos idiomas, y unas ganas inmensas de comer un plato de caraotas negras, mis pies caminan de nuevo por las mismas calles que alguna vez recorrió Simón Bolívar. Venezuela me recibe una vez mas, a lo cual, no puedo sentirme mas agradecido.

Han pasado casi 4 años desde que me habia alejado de esta gloriosa tierra, pero su calor de gente, nunca se olvida. Para aquellos que nunca han visitado Venezuela, debo decirles que tomen el privilegio aunque sea una vez en la vida. He tenido la suerte de recorrer varios países, cada uno con su cultura y su particularidad únicas. Me atrevería a decir que esta tierra, aunque un tanto agitada por los cambios, no ha perdido su encanto. Es una tierra hermosa que merece ser visitada. Debo también advertir que, puede que te enamores de ella.

Es probable sea un pensamiento que filtro bajo mi sentir de ser Venezolano, pero es que hacía mucho tiempo que no me sentía tan en casa. Mi primera impresión ha sido sentirme recibido por amigos y hermanos espirituales, de una manera muy especial. Poder ver a la familia y pasar un tiempo junto a ellos, es mas que una bendición.

Solo puedo sentirme agradecido y esperar lo mejor de entre tantos cambios. Si bien el mundo entero está viviendo transformaciones de gran magnitud, mi país, no es la excepción. Espero poder contribuir de manera positiva en llevar un aliento a mis familiares y amigos. De todo corazón quiero creer que como seres humanos, debemos generar un cambio juntos. Siento que ahora mas que nunca, la necesidad de desarrollar verdadera empatía debe ser un estandarte en cada Venezolano. Muchos paises han vivido y aprendido mucho, gracias a los cambios. Desde aqui, suelo Venezolano, hago un llamado a la conciencia de cada uno, para mirar dentro de si mismo y, de alguna manera, ser de ayuda para con los demás. El momento del crecimiento es ahora, la oportunidad de dejar a un lado el egoismo esta aqui. El momento de sincerarse sabiendo que todo lo que hacemos afecta nuestro entorno, es ahora. Aun si otros no quieren hacer lo correcto, tu tienes la oportunidad de hacerlo. Aun si otros deciden voltear la vista, tu puedes decidir mirar. La decisión de hacer el bien es de cada uno. Saber que cuando juegas con la comida, estas jugando con el sustento de tus hermanos Venezolanos es responsabilidad de cada uno.

Vale la pena hacer el bien, y dar lo mejor de cada uno a cada instante.